Viernes de Dolores de 2021

Hace más de un año que no escribo por aquí, parece como si el virus me hubiese invadido las teclas de acceso a este portal que lo único y lo más que pretende es recoger recuerdos familiares en torno a la abuela Dolores.

Mamá, hace un año que apareció en el mundo entero un virus que nos tiene a todos trastornados, sí, sí, es muy grave, ha muerto mucha gente y hemos tenido que estar encerrados en casa sin poder salir más que a comprar comida o medicinas. El mundo se ha estremecido por completo y aún no hemos salido de la pandemia, sigue muriendo gente y los hospitales están a reventar. Tenemos que llevar mascarillas y no puedes abrazar a nadie que no sea de tu familia. Los niños se han acostumbrado y están en el colegio con mascarillas puestas. Bueno, otro día te contaré más cosas del coronavirus porque hoy es Viernes de Dolores y no es de eso de lo que quería escribir, hoy es tu día y tú eres la protagonista.

A José Antonio se le ha ocurrido poner una foto tuya, mía y de Lola en Facebook para felicitarnos por nuestro santo y son muchas las personas que te están recordando, que se están emocionando y que están diciendo cosas muy bonitas sobre ti.

Todos recordamos aquellas tardes de Viernes de Dolores que nos reuníamos en tu casa a comer las primeras torrijas. Era un día sagrado en que nos veíamos todos y pasábamos la tarde juntos. Tú ponías un mantel bonito y las tazas de la Cartuja, como los días de fiesta grande. Los niños en la mesita redonda de la rinconera y nosotros en la grande, tal como comíamos siempre. A mí me gustaba el sitio de papá porque desde allí lo veía todo, ya sabes que no me gusta sentarme de espaldas a la puerta, me siento incomodísima, parece que va a pasar algo y no me voy a dar cuenta. Pues así sigo, mamá, siempre me siento en un lado preferente, en el sitio que yo domine a toda la gente, no por dominar, sino por visualizar, tú sabes que yo no soy mandona y me adapto a lo que digan los demás. Continuar leyendo