Arroz con leche de la abuela Dolores

arroz-leche-thermomix-L-ld9V7uEn Semana Santa la abuela hacía las torrijas y el arroz con leche para cuando llegara de ver las procesiones tener algo que endulzarse. Era la costumbre y ella seguía perpetuándola.

El arroz con leche es un postre que aporta muchas calorías, a mí me gusta pero no lo hago casi nunca porque al abuelo no le gusta y para mí sola no lo voy a hacer. Cuando vuestros padres eran chicos, sí lo hacía y se lo comían en toda época.

Cuando el papá de Lola y Mario era pequeño subió un día a casa, ( ya sabéis que la abuela vivía en el 2º y nosotros en el 4º del mismo bloque) que venía de casa de la abuela Dolores, y venía llorando. Le pregunté qué le pasaba y me dijo que no se había podido comer el arroz con leche porque la abuela le había echado “tierra”, jajaja… se refería a la canela molida que se le echa por encima una vez terminado de hacer, así da sabor y queda el plato muy bonito.

Y sin más historias os dejo la receta de arroz con leche que es muy fácil y lo podéis hacer vosotros con la ayuda de papá o mamá.

Ingredientes

– 1 vaso de arroz

– Una cáscara de limón

– Canela en rama, dos trozos grandes

– 8 cucharadas de azúcar

– 1 litro de leche entera

– 2 vasos de agua

– Canela molida para adornar

Modo de hacerlo

Todos los ingredientes, excepto la canela molida, se echan en la olla exprés y se ponen a presión durante diez minutos. Cuando ya la olla se haya enfriado y se pueda abrir se puede echar en una fuente o en cuencos individuales y se adorna con la canela molida. también se puede adornar con una barra de canela en rama, con una cáscara de limón o con una hoja de hierbabuena.

Con esta receta el arroz sale melosito y blando, si lo queréis más seco y más duro es cuestión de echar menos leche y dejarlo menos tiempo.

(La imagen está sacada de Google y pertenece a paperblog)


Las torrijas de la abuela Dolores

índiceEl viernes de Dolores siempre merendábamos con la abuela, era su santo y el mío, así lo celebrábamos. Ella hacía las torrijas por la mañana y cuando llegábamos estaban recién hechas y muy ricas. Ella las hacía de forma diferente a lo que se acostumbra y por eso os dejo aquí la receta para que vosotros cuando seáis mayores sigáis haciéndolas como ella, yo también las hago así y nos gusta recién hechas, por eso algunas tardes, aunque no sea Semana Santa, yo las hago para merendar porque calentitas es como están más buenas.

Ingredientes: Agua con sal, huevos, pan de torrijas, aceite y azúcar mezclada con canela en polvo, miel.

Modo de hacerlas:

  1. Coge agua templada en un cuenco y le echas un puñado de sal.
  2. Bate los huevos (Como si fueras a hacer una tortilla)
  3. Mezcla el azúcar con la canela en polvo
  4. Pon a calentar el aceite de oliva y le añades una cáscara de limón o de naranjas para aromatizarlo
  5. Prepara una bandeja con papel de cocina para absorber el resto de aceite
  6. Moja cada torrija en el agua con la sal (salmuera) y las dejas en otra bandeja
  7. Pasa por el huevo batido cada torrija y directamente la echas al aceite para freirlas, le vas dando la vuelta y cuando estén doradas por los dos lados las sacas a la bandeja con papel.
  8. Mientras vas friendo una tanda, la anterior las pasas por el azúcar y la canela y las vas poniendo en el recipiente en el que las vayas a guardar, sin taparlas porque sudarían con el calor y se pondrían mustias, hay que dejarlas enfriar.
  9. También se pueden pasar, una vez fritas, por miel con un poco de agua. Este procedimientos se llama enmelar, aunque yo siempre le he dicho “almelar”. Para ello se pone miel en un perol y se le añade un poco de agua. Se pone al fuego y cuando empiece a hervir se van pasando con unas pinzas cada torrija por esa mezcla, solo meterlas y sacarlas. Esta mezcla de agua y miel veréis que hace espuma, no importa, eso es igual.

Estas son las que hacía la abuela Dolores y también hay otras formas de hacerlas: Mojarlas en leche o en vino aguado en vez de salmuera.