Hoy hace 42 años que falleció el abuelo Benito, mi padre

10224007435_6b70959131_míndiceNo podemos hablar de la abuela Dolores sin mencionar al abuelo Benito, su marido, mi padre. El que está en la biblioteca, en el cuadro que está en la pared, detrás de mi mesa. De él hablamos menos porque hace muchos años que no está con nosotros, pero yo lo recuerdo todos los días y es bueno que lo conozcáis porque ellos siempre estaban juntos. Nació el 24 de junio de 1925 y falleció el 15 de febrero de 1976.

Hoy hace 42 años que murió mi padre, una grave enfermedad le quitó la fuerza y la vida antes de cumplir los 50 años, con su cabeza perfecta, dándose cuenta de cómo se iba apagando hasta el final. Recuerdo el momento en que mi hermano vino con el título de haber sacado la carrera, y yo que ya lo tenía, que dijo: “Ea, ya me puedo morir tranquilo”, ya llevaba malo un tiempo. Era como que se había cumplido su objetivo en la vida de que sus dos hijos tuvieran estudios superiores.

Por aquellos años, 1976, el tener una carrera era garantía de conseguir un trabajo en poco tiempo y si además te sacabas las oposiciones pues ya te quedabas tranquila para toda la vida, el trabajo no te iba a faltar.

Un hombre inteligente que sabía taquigrafía y que daba sabios consejos a todos los que teníamos la suerte de estar a su alrededor. Era serio y con un humor irónico que caracterizaba su inteligencia. Recuerdo que cuando José Antonio, el abuelo, le dijo que era seminarista (estudiante para ser cura), sí, sí… seminarista, le dijo que él le regalaba la primera casulla para cantar misa (vestidura que se pone el sacerdote encima de las demás) … él veía que nuestra amistad era muy especial y que pronto se iba a convertir en algo más, y así fue. Continuar leyendo